El Velo del Cisne

Las nebulosas llamadas “Velos” son el remanente de una supernova que explotó aproximadamente hace 8.000 años en la constelación del Cisne. En la imagen se ve la parte este de la nebulosa. Su magnitud es 7 y está situada a unos 1.400 años luz de la Tierra.  En el caso del Lazo del Cisne, ha dejado estos hermosos restos.

 

“Yo soy la luz y la materia, ella
la doncella de la energía oscura,
una belleza con el par de ojos
más oscuros que el Universo contiene
y que en sueños y viajes astrales,
bajan a visitarme, y recuerdo al Alba.

Pero una fría madrugada sin luna,
la estrella donde yace mi virgen
sopló una vela tan negruzca que
un zaino tulipán desvarío el brillo
gigante de mi fábrica de metal,
esa que forja los semiconductores
llamarada cegada, llamada captada.

De donde vengo yo y vuestro Sol
existe un código similar al morse,
toda estrella que ilumina ser inteligente
está supervisada por mi chica,
ella es quien decide dónde y cuándo
albergar vida, coloca allí dioses,
y decide si merece extinción masiva.

Es un mecanismo que garantiza
que especies con oscuras intenciones
obtengan de sabor de saber los secretos
del Universo el poder de hacerle daño.

Y en ese código, Betelgeuse
me avisa: -¡Una especie en peligro!
una estrella que llaman Sol grita
con el negro del interior -¡Auxilio!
¡Fin de partida, hasta la vista!
Doy luz a un planeta en extinción.

– No, paso de ayudar a esos seres
de infinita estupidez humana. ‘Dije yo’

Nene, mira el rojo que envuelve
este cirio, te suplica que nos salves,
para yá la partida de sus dioses,
míralos, hay pecado en su interior
tu eres hidrógeno puro y el Sol
dice que todavía cuelgan de puentes
incontables candados de seres
normales, que tampoco soportan
la codicia de los subnormales
que no logran entender que trueque
es moneda invisible pero relacional,
y odian el control de sus mercados.

Tus dos torres serán cenizas,
necesitan su cenicienta, un rey negro
cuya orma sea una bamba talla catorce
grabada con una pompa de jabón
y dos alitas alrededor, sello y marca
de que se han forjado de viento y aire,
con ellas de un salto siempre llegas
a medianoche en el segundo exacto.

Luciérnaga si puedes con ellos
baja de Orión. Ven por favor, acércate
a nuestra acera, tengo cera y cerillas
suficientes si me invitas a café dentro
en tu zona, aquí los días duran 24 horas,
y nuestras velas han aprendido
a consumirse sin las prisas
que nos dominan ahora, y tenemos
tantas en nuestras Santas cuevas,
que te sobra pegamento para brillar
y cambiar el final del cuento convirtiendo
en tu rueca heno en un lápiz con cuerpo
de grafeno y el fino filo de una punta
de grafito tan delgada y afilada como el Fito.

Jefe, haz tu puto trabajo, aprende
otra vez lo que no entiendes,
emprende tu habitual andanza,
pero busca la fuente de energía
dónde suficiente sea la nota,
y elige tú la dirección de la flecha,
lo dejamos a tu elección si vienes,
sabemos que pura es tu alma,
trae tu hoja de ruta unificada
con hueco para los caminantes.

– No bajo, [murmuré], el final
de la partida lo marcasteis a peso
con tan profunda huella, lleva
años avisando y no presionáis.

Y la vela entonces tornó el color
de su llama, oscilaba rápida
entre índigo y celeste, señal
que me dice siempre que ella,
mi estrella gemela igual se acerca,
un corrimiento espectral.

Amor, te prometo que reside aquí
tu amada, tu musa, tu locura
encendió con luz cian otra vela,
por si cupiera duda a cupido,
la diosa alada de tus sueños
vive en el barrio y es mitad humana,
prometo que reside en el tercer
planeta de esta estrella solitaria.

Compás celestial de la reina negra
indica que puedo encontrarla,
azules velas y azul planeta,
el lucero al Alba y Saturno un anillo
coincidencia celeste que además
todavía quedan seres enamorados.

Voy a verla, bajo a visitarla,
hacerme un hueco y si veo
que mi hada celeste reside allí,
ojos de Zeus porto y el año justo
que termine en veinticuatro
solución con ecuación daré.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Hemos colocado cookies en su computadora para ayudar a mejorar este sitio web. Leer Política de Cookies
Si, aceptar cookies