Una Luna Azul en el Castillo Roquero de Berdejo

Fotografía del Castillo Roquero de Berdejo (Aragón) con la luna azul (Blue Moon) rozando su torre principal encima de la colina.

El Castillo de Berdejo se alza sobre la cresta rocosa que domina la población del mismo nombre, en la provincia de Zaragoza.

Castillo fronterizo con Castilla que, por su situación estratégica, tuvo durante el medievo un gran valor táctico como vigía del paso hacia la meseta soriana por el valle del Manubles. Su primera cita documental proviene de 1131, como término en el fuero de Calatayud. En 1288, Alfonso III lo entregó a los unionistas, quienes pusieron como alcaide a Juan de Figueras. En 1311 figuraba como límite fronterizo por el norte de la comunidad de Calatayud. Su valía queda demostrada con la importancia del nombre de sus tenentes, designados directamente por la Corona. Se conoce como uno de ellos, Ximén Pérez de Pina, de acuerdo con el infante Don Pedro, impidió que su madrastra, la reina Leonor, entregara este castillo en 1336 al castellano Ruiz Pérez de Almazán. Por su posición le valió ser conquistado a menudo por las armas castellanas, siendo fortificado por Pedro IV en 1357.

El de Berdejo es un castillo roquero cuyos restos descansan sobre un peñón que culmina un monte inmediato al pueblo, ocupando la totalidad de su superficie. Está formado por un recinto alargado de planta trapezoidal, de unos 30 por 20 metros. Tres de sus muros nacen directamente sobre el borde del acantilado y se refuerzan con robustos torreones rectangulares. El cuarto muro es más pequeño y está formado por una torre cuadrada de mampostería, de unos 7 metros de lado por 12 de altura. En ella se encuentra la puerta de ingreso, defendida por un foso excavado en la roca, en arco de medio punto y adornada con moldura exterior, que forma un recodo cubierto por bóveda bajo la torre. Sobre la puerta hay tres plantas iluminadas por ventanas enmarcadas en sillares. A las plantas superiores se accede desde el adarve de la muralla por una puerta de arco que lleva a la primera planta. Quedan restos de sus cubiertas abovedadas y de la escalera que la comunicaba. En el centro del patio posee un aljibe cubierto por bóveda, en buen estado. A un nivel inferior se observan algunos restos del cinturón de muralla que lo defendía, conservándose una torre semicircular muy rebajada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Hemos colocado cookies en su computadora para ayudar a mejorar este sitio web. Leer Política de Cookies
Si, aceptar cookies